Opinión de un experto
Gran Pirámide
Los vestigios de la Gran Pirámide y su entorno son un reto para los interesados en el estudio de tan formidable asentamiento. La gran mole llamó la atención de famosos investigadores y viajeros; entre otros, Guilliame Dupaix, Hubert H. Bancroft y el propio barón Alexander von Humboldt, quien inclusive realizó mediciones muy acertadas, dando a conocer dimensiones muy cercanas a la realidad. Se refirió al basamento como el más grande del mundo antiguo, incluyendo Asia, África y Europa.

Muchos años después, en 1931, con la necesidad de retomar las raíces culturales de nuestro país, se autorizó un proyecto arqueológico en Cholula. Se comisionó al arquitecto y arqueólogo Ignacio Marquina para proyectar un sistema novedoso e inteligente, a base de túneles que recorrieran el núcleo y tuvieran una longitud aproximada de ocho kilómetros.

Lo que fue una técnica de exploración —y que permitió reconocer varias subestructuras y elementos arquitectónicos— se convirtió a su vez en un atractivo turístico. Hoy, los visitantes llegan atraídos por entrar a esos conductos, que aunque dejan ver poco, son fascinantes.

El proyecto, que duró hasta 1971, permitió descubrir estructuras adosadas, partes de la Gran Pirámide, infinidad de pinturas al fresco y, por supuesto, muchísimos materiales cerámicos, líticos y de otra índole. Todo ello hizo posible un conocimiento muy completo de la Ciudad Sagrada.

Con casi medio kilómetro por lado, el basamento es solamente la parte medular de la antigua ciudad, ya que sus antiguas calles, plazas, palacios y zonas habitacionales se encuentran en el subsuelo por toda la región. De esta manera, en cada obra pública o privada que implique excavación es imprescindible realizar rescates arqueológicos para evitar la destrucción de vestigios importantes.
Otras opiniones

AVISO LEGAL

Los contenidos de este portal pertenecen al Instituto Nacional de Antropología e Historia de México, pueden ser descargados y compartidos sin modificaciones siempre que se reconozca su autor y sin fines comerciales.

logo mediateca blanco

Guardar
Lugares INAH