Opinión de un experto
Reseña de la colección Guillermo M. Echániz

La colección debe su nombre a Guillermo M. Echániz, quien fue un coleccionista, anticuario, librero y editor de manuscritos antiguos. Él tenía una librería en la ciudad de México conocida como “Librería Anticuaria México en Libros.” Durante los años de 1930 y 1940 recopiló piezas arqueológicas, y llegó a reunir un acervo tan importante constituido por piezas de diferentes regiones de Mesoamérica. Conformó ejemplares de las múltiples culturas mesoamericanas que por su belleza, estilo e historia fueron objeto de estudio. Algunas piezas arqueológicas pertenecientes a su colección fueron parte de la exposición titulada “Máscaras Mexicanas” que organizó la Sociedad de Arte Moderno en 1945 y que fue exhibida en el Museo Nacional de Antropología. Otras piezas arqueológicas fueron exhibidas en la exposición titulada “Exposición Nacional de Arte Precolombino del Occidente de México”, que se presentó en el Palacio de Bellas Artes en marzo de 1946. Guillermo M. Echaniz muere el 2 de noviembre de 1965, durante su vida de anticuario y editor, su colección arqueológica estaba abierta a las academias de investigación y a la fotografía artística.

En 1981, personal del Departamento de Registro Público y Licencias de Monumentos y Zonas Arqueológicos del INAH inició el registro de las piezas arqueológicas de la colección Echániz, asignándole el número de registro 158 P.F. En 1984, Julieta Latremoville viuda de Echaniz entrega voluntariamente la colección al INAH a través del Departamento de Registro Público y Licencias de Monumentos y Zonas Arqueológicos. La colección fue llevada a los locales del Museo Nacional de Antropología de la ciudad de México.

Este mismo año, las autoridades municipales de Córdoba, Veracruz, solicitaron al INAH la colección arqueológica para que fuera exhibida en el Museo de Córdoba, ya que pretendían exponer la muy vasta colección que creó el cordobés Guillermo M. Echaniz. Como el Museo de Córdoba aún no estaba preparado para recibir una mayor cantidad de piezas arqueológicas, el INAH decidió trasladar toda la colección a la bodega de bienes de la Fortaleza de San Juan de Ulúa. Desde ese entonces la colección Echaniz ha estado en la ciudad de Veracruz, y en este año cumple 32 años en resguardo del Centro INAH Veracruz, por medio del Museo Fuerte de San Juan de Ulúa.

En el 2012, el Centro INAH Veracruz, a través del Proyecto de Registro y Catalogación de las Colecciones Arqueológicas inicia la actualización de datos e información de los bienes muebles arqueológicos que existen en la bodega de bienes del Fuerte de San Juan de Ulúa, entre ellos la Colección Echániz. Gracias a estos trabajos se inicia un reconocimiento a la Colección Echániz y se recupera información de las piezas arqueológicas. Por ello, se sabe que gran parte de la colección está conformada por ollas, cajetes, vasijas efigie de barro y esculturas de piedra que fueron hechas por las culturas del Occidente de México, la cuales están asociadas a la tradición tumbas de tiro, que es un culto funerario que predominó gran parte del Occidente de México comprendiendo los estados de Colima, Jalisco, Nayarit y Michoacán desde el 500 a.C. hasta el 600 d.C. Las piezas arqueológicas eran parte de las ofrendas, y fueron elaboradas en relación con el culto a los muertos y con los rituales de enterramientos enterramiento.

También se identificaron piezas arqueológicas de la tradición Chupícuaro. El grupo cultural que desarrolló esta tradición habitó en el valle medio del Lerma entre 600 a.C. y 250 d.C. El sitio mejor conocido del Occidente es Chupícuaro, Guanajuato, situado en la cuenca suroriental del río Lerma. Por su cerámica, fue reconocido como centro alfarero, donde se produjeron vasijas de múltiples formas y colores; los más utilizados fueron los colores rojo, crema y negro con motivos piramidales, rombos, líneas en zigzag, líneas onduladas y bandas anchas.

Actualmente estas piezas forman parte de la exposición “El Arte de ofrendar: las culturas del Occidente de México”, que con esfuerzo y entusiasmo se ha organizado para dar a conocer al público el patrimonio arqueológico que resguarda el Museo del Fuerte de San Juan de Ulúa, el cual es muy diverso e importante porque fue hecho por las diferentes culturas que habitaron las regiones de Mesoamérica, en distintas épocas prehispánicas.

opinion_Echaniz_01
INAH-Museo Fuerte de San Juan de Ulúa
opinion_Echaniz_02
INAH-Museo Fuerte de San Juan de Ulúa
opinion_Echaniz_03
INAH-Museo Fuerte de San Juan de Ulúa
opinion_Echaniz_04
INAH-Museo Fuerte de San Juan de Ulúa
opinion_Echaniz_05
INAH-Museo Fuerte de San Juan de Ulúa
Otras opiniones

AVISO LEGAL

Los contenidos de este portal pertenecen al Instituto Nacional de Antropología e Historia de México, pueden ser descargados y compartidos sin modificaciones siempre que se reconozca su autor y sin fines comerciales.

logo mediateca blanco

Guardar
Lugares INAH