Opinión de un experto
Legado de un pueblo comerciante
La provincia de Acalan-Tixchel debió ser muy importante durante la época prehispánica. Los papeles de Pablo Paxbolom Maldonado enumeran 76 pueblos en los primeros años de la conquista española, lo que indicaría su importancia en aquel momento. Basados en los trabajos de Scholes y Roys, así como en diversos recorridos de superficie, localizamos 148 zonas arqueológicas en la provincia.

El reconocimiento de superficie se dividió en cinco subregiones que reciben los siguientes nombres: la Costa, el Bajo y Medio Candelaria, el Alto Candelaria, el río Caribe y el río San Pedro, cada uno con un sitio principal como rector o cabecera. De esa manera logramos definir a El Tigre como su capital y a San Román, Santa Clara, Salto Grande y El Anonal como sus cabeceras, todas rodeadas por yacimientos arqueológicos de tercer orden cuyas características son la presencia de montículos de cierta importancia alrededor de las plazas, más otras estructuras. Los emplazamientos de cuarto orden son áreas habitacionales con plataformas y estructuras bajas. Por último, los de quinto orden se localizan a las orillas de los ríos y lagunas, pero ubicados en puntos estratégicos para vigilar y controlar el tránsito de canoas y personas que se desplazaban a lo largo del río Candelaria, la Laguna de Términos y demás afluentes; su función era supervisar el comercio.

El Tigre posee un centro ceremonial principal que, como ocurre a menudo, constituye el centro de los complejos monumentales de los sitios, que enmarcan sus plazas más importantes y poseen los edificios más significativos del lugar. El centro ceremonial de El Tigre se distribuye alrededor de dos grandes plazas, cada una englobando construcciones aparentemente con funciones distintas, como sería el caso de las Estructuras 1, 2, 3 y 4.

Al observar el plano del centro ceremonial de El Tigre notamos que el Grupo del Tipo E se halla en aparente relación y alineación con la Estructura 4, identificada como triádica (conjunto de tres estructuras estrechamente vinculadas entre sí), que fue modificada durante el Clásico y Posclásico. En la mayoría de los casos, los edificios triádicos están situados al oriente del Grupo Tipo E, alineados sobre el mismo eje de los edificios centrales y generalmente delimitando una segunda plaza adyacente a la del grupo anterior, como sucede en El Tigre. La asociación entre lo anteriormente descrito se manifiesta en la idéntica orientación y casi perfecta alineación en sentido este-oeste del eje central de las Estructuras 2, 3 y 4.

Otra variante relacionada con los planos de las plazas con Grupos del Tipo E son las grandes edificaciones situadas al sur de ellas, comúnmente formando parte de la plaza, aunque en algún sentido espacial distante de ella. En El Tigre, la Estructura 1 cierra el sur de la primera plaza, pero está separada de las Estructuras 2 y 3 que conforman el Grupo Tipo E.

Los juegos de pelota siempre tienen relación con los centros ceremoniales. En El Tigre tenemos tres de ellos; el primero en la plaza principal con orientación este-oeste; otro al norte de la plaza pero no dentro de ella, cuyas dimensiones son menores y tiene orientación norte sur; y uno más pasando el bajo que se comunica por un sacbé y está fuera del centro ceremonial. Sólo se ha explorado el que queda dentro de la gran plaza, cuya característica es carecer de cabezales. Hay que hacer notar la cercanía con el Grupo E, pues a la cancha del juego de pelota se llega desde los sitios bajos por una calzada que mide 1,600 metros.

Los mayas chontales de El Tigre erigieron las Estructuras 1, 2 y 3 en puntos específicos, pues si trazamos una línea imaginaria en el eje de su orientación este-oeste, atravesará el eje de alineación entre las otras dos exactamente a la mitad. Con la disposición del espacio crearon una geometría clara en el sitio. Dicha alineación corresponde a la salida y/o puesta del sol, orientaciones solsticiales particularmente comunes en las épocas tempranas de estos edificios. Por las exploraciones realizadas en dos de las estructuras podemos afirmar que fueron construidas en el Preclásico Tardío o incluso en el Medio.

Los factores cosmológicos, astronómicos, políticos y económicos jugaron un papel muy importante en la construcción de los edificios en El Tigre, y los plasmaron en la arquitectura del centro ceremonial. Sin duda constituyen el corazón del sitio, definido en las dos plazas principales por el Grupo Tipo E y el conjunto triádico, todo ello planeado desde el Preclásico y modificado en el Clásico y Posclásico.


  • Ochoa, Lorenzo y Ernesto Vargas Pacheco, 1986, “Informe del reconocimiento arqueológico realizado en la cuenca del río Candelaria, Campeche”, en Estudios de Cultura Maya, vol. XVI, México, IIFl / CEM / UNAM.
  • Piña Chán, Román y Raúl Pavón Abreu, 1959, “¿Fueron las ruinas El Tigre, Itzamkanac?”, en El México Antiguo, tomo XI, México.
  • Scholes, F. y Roys R., 1968, The Maya Chontal Indians of Acalan-Tixchel, Norman, University of Oklahoma Press.
  • Vargas Pacheco, Ernesto, 2001, Itzamkanac y Acalan. Tiempo de crisis, anticipando el futuro, México, IIA / UNAM.
  • Vargas Pacheco, Ernesto (ed.), 2013, Itzamkanac, El Tigre, Campeche. Exploración, consolidación y análisis de los materiales de la Estructura 1, México, IIA / UNAM / Gobierno del Estado de Campeche / Secretaría de Cultura de Campeche / Conaculta.
Otras opiniones

AVISO LEGAL

Los contenidos de este portal pertenecen al Instituto Nacional de Antropología e Historia de México, pueden ser descargados y compartidos sin modificaciones siempre que se reconozca su autor y sin fines comerciales.

logo mediateca blanco

Guardar
Lugares INAH