• INAH-CINAH Tabasco
    INAH-CINAH Tabasco
  • INAH-CINAH Tabasco
    INAH-CINAH Tabasco
  • INAH-CINAH Tabasco
    INAH-CINAH Tabasco
Museo de la Sierra en Oxolotán
Antiguo y original convento franciscano, posteriormente dominico, de inicios de los siglos XVI y XVII, hecho de grandes piedras de río. Su sede fue el foco evangelizador de la provincia de Tabasco durante el Virreinato. Muestra la arqueología e historia del lugar, y una colección de objetos religiosos.

Local
Sobre el Museo

Ocupa el antiguo convento de Santo Domingo de Guzmán y resguarda obras de arte sacro. Oxolotán es un pequeño poblado enclavado en la sierra sur de Tabasco, en el municipio de Tacotalpa, que posee uno de los vestigios coloniales más relevantes de la entidad: el ex Convento de Santo Domingo de Guzmán. De hecho, Oxolotán fue el centro religioso más importante de Tabasco durante el Virreinato. Se cree que el convento fue construido por frailes franciscanos, y que cuando éstos lo dejaron pasó a manos de los dominicos. Durante el movimiento anticlerical tabasqueño (1928-1936) emprendido por el gobernador Tomás Garrido Canabal, la iglesia de Santo Domingo en Oxolotán se salvó de ser destruida —a diferencia de muchas otras—, pero fue desmantelada y convertida en cuartel militar y posteriormente en escuela. En 1979, el gobierno del estado y el Instituto Nacional de Antropología e Historia iniciaron los trabajos de restauración para recuperar, hasta donde fuera posible, la construcción histórica.

El Museo de la Sierra en Oxolotán ocupa el antiguo convento, y muestra al visitante los antecedentes históricos del lugar desde la época prehispánica, y contiene fotografías del convento antes de su restauración, óleos sobre tela de los siglos XVII a XIX, lo mismo que representaciones religiosas, esculturas de santos realizadas durante el siglo XVIII en madera estofada, tallada y pintada, así como hermosos fragmentos de retablos virreinales.

Un elemento crucial del Museo de la Sierra Oxolotán es su propia sede, y como tal se ofrece al visitante: es una de sus piezas estelares. El edificio que lo aloja es parte de un complejo arquitectónico compuesto por el Templo y el ex Convento de Santo Domingo. Esta construcción, de acuerdo con las investigaciones arqueológicas, se componía de 11 crujías; se han encontrado en el pasillo, además, huellas de mechinales (agujeros cuadrados en lo alto de las paredes, para introducir maderos horizontales de sostén de estructuras superiores), lo que sugiere una segunda planta. Una barda de piedra rodeaba el atrio, pero las excavaciones señalan que se encuentra a 1.10 m debajo del nivel actual de la plaza. También se encontró que, en el ábside de la nave principal, se iba a colocar un retablo, porque aún existe la preparación para recibirlo.

Por la construcción de cuatro contrafuertes y su distribución, se ve que el techo del ábside iba a contener una cúpula, aunque parece que la techumbre sólo llegó a ser de madera con “palma de guano” o xa’an (o sabal: con la que tradicionalmente se recubrían las chozas campesinas y se techan las palapas), según mostraron también las excavaciones. Actualmente, cubre la nave del templo una techumbre moderna a cuatro aguas, de armadura de metal, plafón de madera y recubierta de teja de media caña, gracias a lo cual pudo devolverse a la comunidad, que lo dedica al culto.

Oxolotán (Oxolotlán) es un vocablo náhuatl que se traduce como “en el lugar de los jaguares enormes”. Los primeros frailes de la Orden de Predicadores o dominica llegaron a la Nueva España en 1526, año en que comenzó su trabajo de evangelización; primero ejercieron en Ciudad Real —San Cristóbal de Las Casas— y 20 años después (siguieron llegando frailes) organizaron misiones destinadas a trabajar en las serranías de los actuales Chiapas y Tabasco. Alrededor de 1572 empezaron la edificación del Convento de Oxolotán bajo la dirección de fray Antonio de Pamplona. En 1578, siendo “vicario de la doctrina” fray Tomás Aguilar, la administración dominica de la sierra tabasqueña determinó que Oxolotán dependiera de ellos. Hacia 1611 el vicario de Oxolotán fray Juan de Bersástegui adquirió, a nombre de la orden, el extensísimo terreno conocido como Raudal de Istatelté, lo que hizo empezar las fincas cacaoteras con las cuales los dominicos se allegaban recursos que dedicaron a su vida conventual. Entrando el siglo XVIII el convento había venido a menos. Entre los siglos XIX y XX, el edificio cayó en total abandono y fue presa de la vegetación, las inundaciones y la destrucción paulatina.

Actualmente el ex Convento, que se restauró en 1988, funciona como museo local. Se habilitaron cuatro crujías para salas de exposiciones, de las cuales tres son permanentes y una para exposiciones temporales. El templo, la sacristía y la antesacristía se han vuelto a utilizar para fines litúrgicos; en la sacristía se conserva la escultura de un cristo que la devoción popular celebra el sexto viernes de Cuaresma.

La colección no tiene un cronograma definido ni un guion museográfico: se trata de piezas que formaban parte de diferentes colecciones; no cuentan con cédula. Constituyen sobre todo valiosas y vistosas muestras de arte sacro virreinal. La sala 1 es la más grande y es donde se encuentra la recepción. En ella se exponen nueve piezas, de las cuales la principal es la de la Virgen de Guadalupe, un antiguo óleo sobre tela, además de otros tres óleos, tres esculturas de cuerpo completo y dos columnas salomónicas (en forma de gran tornillo) de madera, parte de algún retablo. En la sala 2 se destaca el óleo sobre tela de Santiago de Galicia (Santiago “matamoros”), más dos columnas compuestas —de distintos grosores y formas a lo largo de su fuste— y una pilastra (una columna de base cuadrada o rectangular, que solía ir pegada a una pared). En la sala 3 se exhibe la predela de un altar (la base ornamentada de un retablo), labrada y policromada, y otras dos columnas salomónicas, más otras tantas esculturas policromas. La sala 4 es la de las exposiciones temporales (por ejemplo, la colección de trabajos realizados en el centro histórico de Villahermosa, en junio de 2016).

Enero 1970
Información práctica
Lunes a domingo de 9:00 a 17:00 hrs.

Entrada libre

  • Cuota por cámara de video
  • Cuota por cámara profesional
  • Prohibido fumar
  • Prohibido ingresar alimentos
  • Prohibido mascotas
  • Prohibido usar flash
Álvaro Obregón s/n, ex Convento de Santo Domingo de Oxolotán, C.P. 86890,
Tacotalpa, Tabasco, México.

Servicios
  • Accesibilidad
  • Estacionamiento
  • Sanitarios
MINI GUÍA
Guía
  • +52 (933) 352 1030
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Directorio
Encargado
José Guadalupe Dumey López
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
+52 (993) 352 1030
Museo de la Sierra en Oxolotán
2014
1623
Museo de la Sierra en Oxolotán
oxolotlan_editado.pdf136_A_000
136_A_001
INAH-CINAH Tabasco
136_A_002
INAH-CINAH Tabasco
136_A_003
INAH-CINAH Tabasco
17.593056,-92.825833
Texto © CONACULTA.INAH.Museo de la Sierra, Oxolotlán CNME Imágenes © CONACULTA.INAH.Fototeca CNME.Gliserio Castañeda
Centro INAH Tabasco
35
Gratuito

AVISO LEGAL

Los contenidos de este portal pertenecen al Instituto Nacional de Antropología e Historia de México, pueden ser descargados y compartidos sin modificaciones siempre que se reconozca su autor y sin fines comerciales.

Footer MediatecaINAH

Guardar
Lugares INAH

Idioma